Ordenes Religiosas: Los Franciscanos


Orden_Franciscana

Para comprender gran parte de la historia, cultura y arquitectura de nuestro País, es necesario el conocer aunque sea por encimita a las Ordenes Religiosas que vinieron a  América durante la Colonia.

Es por lo cual, que en esta serie de artículos me daré a la tarea de poner una pequeña reseña de las Ordenes Religiosas que tuvieron gran influencia en México.

Una de las mas grandes y que tuvieron una gran influencia en la Nueva España, fue la Orden de los Franciscanos, ya que en la actualidad aun se pueden apreciar la magnitud de sus Iglesias y Conventos, tales como los que están en San Felipe Torres Mochas y en Tzintzuntzan por contar algunos.

En 1524, un grupo de doce apóstoles franciscanos partieron con rumbo a la Nueva España con la finalidad de evangelizar a los indígenas de estas tierras, los nombres de estos frailes eran los siguientes: Francisco de Soto, Martín de Jesús, Juan Suárez, Antonio de Ciudad Rodrigo, Toribio de Benavente “Motolinía”, García de Cisneros, Luis de Fuensalida, Juan de Ribas, Francisco Jiménez, y por ultimo, los frailes Andrés de Córdoba y Juan de Palos, siendo liderados por fray Martín de Valencia.

El 25 de Enero de 1524, llegaron a costas de lo que en la actualidad es Puerto Rico y posteriormente, llegaron a San Juan de Ulúa el 13 de mayo del mismo año.

La Orden Franciscana se caracteriza entre otras cosas por andar descalzos, con los hábitos rotos y ser amables y muy humildes, predicando las enseñanzas de su fundador: San Francisco de Asís.

El grupo de los Doce Apóstoles, junto con uno de los franciscanos que había llegado en la expedición del año anterior, Fray Pedro de Gante, decidieron repartirse en cuatro centros: México, Texcoco, Tlaxcala y Huejotzingo.

Los franciscanos, se dedicaron a construir iglesias con una gran rapidez, y es por lo cual, en la actualidad, al viajar por México, sobre todo por la zona central del País, te encuentras una gran cantidad de magnificas construcciones por todas partes.

En regiones como Veracruz, Puebla y Cholula, por contar solo algunos, hay innumerables iglesias del siglo XVI. Los templos dedicados a San Francisco o a Santo Domingo, que suelen ser en México los más antiguos, son muestras excepcionales del estilo barroco. En los retablos, y especialmente en los de la Virgen, el ingenio ornamental indígena se muestra en todo su esplendor. Y por ultimo, junto al templo de religiosos, ya en el exterior, se abrían amplísimos atrios bien cercados, con una cruz al medio y capillas en los ángulos, donde se concentraba los indígenas neo cristianos, y que hoy suelen ser jardines contiguos a las iglesias.