Leyendas: Nachito en el Panteón de Belén

Leyendas: Nachito en el Panteón de Belén

Leyenda de Nachito en el Panteon de BelenDesde el día en que nació Ignacio Torres Altamirano, los médicos se impactaron de tan peculiar caso, pues en sus años de práctica y estudio, nunca habían presenciado tal fenómeno; ya que resulta que el niño tenía una total aversión a la obscuridad, así como a los lugares cerrados.

Tenía que dormir con alguna luz encendida de su cuarto, ventanas abiertas y no permitía que colocaran algún mueble u objeto que hiciera bulto. Sus padres intentaron encontrar alguna respuesta a tan extraña enfermedad; inclusive acudiendo con varios brujos a San Martín de las Flores; pero todo fue en vano.

Exactamente cuando cumplió un año falleció Ignacio, ya que se cuenta que una noche, los padres del pequeño tuvieron que dejar la casa en la madrugada dejando solo al niño con sus acostumbradas velas para iluminarle su cuarto; siendo que por extrañas razones del destino, el viento le jugo una mala pasada a Nachito apagando todas las luces que lo iluminaban y al despertar el pequeño en medio de la oscuridad, fue tal su miedo que murió en su cuna.

Sus padres, apesadumbrados por tal desgracia, después de velarlo, lo sepultaron en el Panteón de Belén; fue un entierro sencillo, pues en las inhumaciones de pequeños niños, no iba mucha gente.

Al siguiente día, el velador del cementerio, completamente horrorizado, fue con las autoridades correspondientes para reportarles que en la noche habían desenterrado el ataúd del niño, porque lo había encontrado sobre la losa de su tumba.

Lo volvían a colocar en su recinto, pero por diez días consecutivos el féretro amanecía siempre en la superficie; las personas extrañadas se juntaban todas las mañanas para presenciar semejante espectáculo fúnebre. Aspecto que la familia del pequeño Nachito no veía con buenos ojos.

Los padres del pequeño dieron solución al asunto, informando a las personas del mal que había sufrido su hijo en el año que tuvo de vida, y que por tal motivo decidieran dejarlo sobre la superficie de su tumba.

Pero aun en la actualidad, esa leyenda es una de las que mas se han mantenido vigentes en el Panteón de Belén, ya que mucha gente dice que ha escuchado risas de un niño o han sentido la presencia de alguien cerca de donde se encuentra su tumba. A continuación una investigación realizada por el programa Extranormal de TV Azteca:

La tumba de Nachito es fácilmente identificable en el Panteón, ya que es la única tumba que siempre esta rodeada de juguetes para que en las noches el niño pueda salir a jugar y no sienta miedo por la oscuridad que rodea el lugar.

This article has 1 comment

Leave a Reply

newsletter software
error: Contenido Protegido. Travel-Leon.Net 2015