Enrique Nicolás José Gorosieta, Comandante Cristero


 

General Enrique GorostietaEnrique Nicolás José Gorosieta nació el 18 de Septiembre de 1890 en Monterrey, Nuevo León en una familia que era alineada políticamente con el gobierno de Porfirio Díaz.

El joven Enrique entro a colegio militar en 1906 y en 1911 se unió a la Armada Nacional del Porfiriato en la lucha con los rebeldes maderistas y eventualmente el joven capitán Gorosieta se unió al lado de Victoriano Huerta. Con la caída del gobierno de Huerta por las fuerzas de Venustiano Carranza el joven Gorosieta de 24 años se fue en el exilio con su familia a El Paso, Texas. Un punto decisivo para poner al joven en contra de las fuerzas triunfantes de la Revolución Mexicana.

Viajo a Europa, sirviendo a la legión extranjera francesa durante la Primera Guerra Mundial, y de ahí fue a La Habana, Cuba, donde el otrora prometedor líder, quien venia de una familia acomodada tuvo que trabajar en una empresa que fabricaba escobas.

Cuando Adolfo de la Huerta subió al poder, Enrique Gorosieta pudo regresar a México en 1921 y continúo en el movimiento que se estaba gestando en contra del gobierno. También se convirtió en un exitoso hombre de negocios.

Después de que Plutarco Elías Calles se convirtió en presidente y empezó a imponer duramente las provisiones anti-clérigo de la Constitución, el Episcopado Mayor suspendió todos los servicios en las iglesias católicas en todo México, provocando un movimiento guerrillero, no tan grande, ya que en general estuvo contenido en El Bajío, pero si muy sangriento.

Gorosieta publico un manifiesto en el cual, demandaba «una reforma justa para la indemnización de tierra para hacendados, así como la revocación de las leyes de reforma que habían despojado a la iglesia de sus terrenos especiales y haciendas

Su organización militar se convirtió en un aguerrido grupo que le dio bastante batalla al gobierno, aunque fue criticado por su falta de convicción religiosa. El General Gorosieta, quien para el final de su campaña había cogido una fuerte conjuntivitis y que quizás, dándose cuenta de la desesperanza de su situación, dirigió un pequeño grupo hacia la Hacienda del Valle, afuera de Atotonilco en Michoacán donde acampo en un área muy expuesta a las tropas enemigas.

Fue balaceado en la batalla del 2 de Junio de 1929 en Atotonilco el Alto, Jalisco. su cuerpo fue enviado a la ciudad de México, y luego entregado a su familia. Fue enterrado en el Panteón Español debajo de un gran crucifijo con el epitafio:

«Eterno Cristo Rey
a la memoria del general de la división
Enrique Gorosieta Velarde
por su esposa e hijos
nacido en Monterrey, N.L, el 18 de Septiembre de 1890
Dios lo llamo a su lado el 2 de Junio de 1929
Fue llamado un Cristiano, un Patriota y un Caballero
Vivió y murió por sus ideales
CRISTO TIERRA Y LIBERTAD
«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.